Una boda en el huerto

Hace ya unas semanas, unos amigos de Oscar nos invitaron a su boda. Lo maravilloso del tema -que a primera vista entiendo que puede parecer una situación bastante habitual teniendo en cuenta que nos estamos acercando peligrosamente a los 30- es que nos llevan a todos al huerto! Sí, sí habéis leído bien, se trata de una boda en el huerto familiar del novio.

Como todos sabemos, llevamos ya unos cuantos años sufriendo una pequeña revolución en el sector bodas. Atrás quedan ya las bodas idénticas en los mismos restaurantes, con el mismo DJ y las mismas flores. Cada vez son más los novios que, por el motivo que sea, huyen de lo tradicional y se lían la manta a la cabeza para montar un sarao totalmente atípico y personalizado. ¡Olé por ellos oye!

Así que como no podía ser de otra forma, desde que nos dieron la bonita noticia, mi cabecita no deja de darle vueltas a como sería nuestra boda si nos diera también por irnos al huerto.

Y yo creo que sería exactamente así:

Me gustaría que la ceremonia fuera muy sencilla. Al fin y al cabo estamos en el campo, se trata de que todo fluya de forma natural.

Ceremonia en el huerto

Para tirar a los novios nada de arroz. ¿Qué os parecería usar hojas de árbol en su lugar? Las de la foto son de olivo, pero nos sirve cualquier árbol autóctono del lugar.

Una boda en el huerto

El seating plan no ha sido tarea fácil de elegir. Me ha resultado imposible escoger uno, por eso he acabado con dos. Las opciones son infinitas y ahora mismo se hacen cosas preciosas que han dificultado aún más mi elección!

El primero es un seating hecho por Detallerie con cajas de madera y hortensias. Y que os voy a decir que no vayáis a ver vosotras solas. El resultado es espectacular y además las hortensias, que a mí no me pueden gustar más.

Seating plan detallerie

El segundo es este tan sencillo pero a la vez tan ideal de fueron felices. Al final la sencillez es lo que estamos buscando no?

Searing boda en el huerto

Las mesas las pondría larguísimas, entre los árboles y obviamente de madera casi sin cubrir.

Una boda en el huerto

El detalle para los invitados creo que debería ser algo típico de la tierra. En este caso, tengo la suerte de vivir en tierra de buen aceite y con el valor que tiene en el mercado, me parece la mejor opción regalar el preciado oro líquido de nuestra región.

00c50c6e71efcda58acf5571f5a679b7.jpg

La tarta es otra de las grandes protagonistas de cualquier boda. En este caso me he enamorado de esta hecha con peras. Un producto también muy de aquí que se podría substituir por cualquier otro que nos apetezca o que creamos que nos representa mejor o encaja mejor en nuestro entorno.

00eab836e661a5988d2492a7b7d07667.jpg
Creo que todos estaremos de acuerdo en que el dress-code no será tampoco el típico. Yo me imagino un ambiente totalmente relajado con unas invitadas de esas que transmiten naturalidad -como mis amigas vamos-. Las de la imagen totalmente ideales, la mayoría vestidas de Bimba y Lola de hace un par de temporadas. ¿Qué más se puede pedir?

invitadas boda en el campo

Para terminar una pequeña anécdota-regalo que me hizo caer la lagrimita el día que lo descubrí por casualidad.  Alicia Rueda es, para mí, una de las grandes diseñadoras nupciales de nuestro país. Hace no mucho se casó también en un huerto y su ya marido le hizo este regalo TAN especial. ¡Una bonitez!

Boda Alicia Rueda

Espero que disfrutéis este post tanto como he disfrutando yo haciéndolo.

Sara.

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

 

Anuncios

Something Blue

Hace un par de meses se celebró en pleno Pirineo catalán la boda de la Instagrammer y periodista de moda Carla Hinojosa. A pesar de que la localización y de que las invitadas eran lo más de lo más, lo que sin duda me fascinó fue la espalda del vestido que llevó la noche anterior a la boda.

21245273_10155629942718895_1777503036_n.jpg

Carla eligió para la ocasión un vestido firmado por Gloria Ríos en tono azulado.
Después de tan acertada elección, todos esperábamos un vestido de novia espectacular, pero no fue así, fue más bien decepcionante.

En ese momento no pude evitar pensar lo mucho que me hubiera gustado verla aparecer camino al altar con ese precioso vestido azul y lo bonito que hubiera quedado arriesgar con la conocida tradición.

Así que hoy vamos a hacerlo nosotros. Hoy os traigo una revisión del something blue más tradicional llevada casi al extremo.

happilygrey

Alicia Rueda novias

Immecle novias

Paolo sebastian novias
Elie Saab
21552967_10155661677648895_1232533153_n.jpg
Happiligrey – Alicia Rueda Atelier – Immaclé – Paolo Sebastian – Elie Saab – Valentino – Leanne Marshall.

Hasta ahora habíamos visto, y estábamos incluso acostumbradas, a los vestidos de novia en tonos rosados, pero parece que últimamente vamos más allá y empezamos a atrevernos incluso con el azul.

Yo, fan número uno de Gossip Girl, sospecho que la predecesora fue mi querida Blair Waldorf con su precioso Elie Saab.
A pesar de que hace ya unos añitos de la emisión del gran último episodio, a todas las millennials se nos quedó grabado el momentazo en la retina y en el corazón.
Parece que ahora que empieza a llegar nuestro momento queramos rendirle entre todas esta especie de pequeño homenaje.

Blair Waldorf wedding
Blair Waldorf con su Elie Saab

Sara.

SaveSave

SaveSave

SaveSaveSaveSave

Detalles para invitados.

Llevo tantos días sin pasarme por aquí que ya casi no recuerdo como es eso de compartir mis ideas en un blog!
Pero nunca es tarde si la dicha es buena, así que hoy vuelvo con un post de los útiles y bonitos a más no poder.

Hace “relativamente” poco os hablé de que cosas podíamos regalar a los enamorados para evitar un poco los tópicos, pues bien, hoy me cambio de bando para intentar servir de inspiración a mis queridos novios 🙂

Como ya habréis podido adivinar hoy va dedicado a los detallitos.
Por suerte para todos, últimamente esta parte de las bodas ha sufrido un cambio muy muy drástico. Quedan ya muy atrás las peladillas y los CDs con la música de la boda y se van abriendo paso cosas más (con perdón) útiles, bonitas y elegantes.

Así que hoy me encantaría hacer un repaso de todas las cositas que he ido encontrando estos meses para intentar que os sirvan un poquitín de inspiración.
¡Allá vamos!

1. Los cactus y las suculentas. Sí alguna de vosotras ha tenido una o varias bodas el los últimos meses, es más que probable que tengáis ya alguno de estos ejemplares decorando algún rincón de vuestras casas.
Y que queréis que os diga… A mí me encantan!

 

2. Las velas. Como al 80 o 90% de las mujeres me encantan las velas.
Ya sean de Dyptique, Cire Trudon, Jo Malone, Yankee Candles, Olivia Soaps, etc.
Obviamente no es lo mismo comprar una vela para nuestra casa, que 100 para regalar a nuestros invitados. Pero sea como sea hay mil opciones de velas monísimas que nos ayudarán a sorprender a nuestros invitados y que seguro van a encantar a la inmensa mayoría.

3. Jabones naturales. Este apartado va de la mano del anterior.
Si somos de los que pensamos que es mejor regalar algo que vaya a gustar  y que sea mínimamente útil luego, una de las mejores opciones es esta.
Lo bueno de esta opción es que podemos comprar jabones preciosos ya con envoltorio (Olivia Soaps) o podemos comprar jabón en una de esas tiendas que hay ahora y hacer nosotras nuestro propio envoltorio personalizado.
Pero como siempre, no nos sirve cualquier cosa. El packaging de estos productos es muy importante. Jamás lucirá igual un envoltorio pobre que algo más elaborado.
Hay que currárselo un poquito amigas.

4. Platos. No hace falta que os diga que no es el regalo más económico de la lista, pero sí uno de mis favoritos :).
Ya os mencioné esta opción en uno de mis posts sobre platos y sigo creyendo que regalar el plato donde se ha servido la comida es un detalle muy top.
Como siempre de la mano de A.Zarraluqui.

5. Peces. Llegamos al último puesto de la lista con una opción tremendamente original pero que va a tener sus detractores.
Llevo ya unos meses viendo pececitos en centros de mesa o en Mason Jars pero la puesta en escena que utilizaron en esta boda me parece muy espectacular.
Desde luego no es una opción tradicional ni útil pero a mi, como invitada, me sorprendería y me haría infinitamente feliz. 🙂

boda con peces.JPG

Obviamente las opciones son infinitas, podríamos seguir alargando nuestra pequeña lista, pero creo que mejor lo dejamos para detallitos vol. II.

Sara.

Regalos

Estamos ya en plena época de bodas, pero en cosa de un mes empieza lo fuerte de verdad.

Seguro que la mayoría de las personas que leeréis esto hoy tenéis una boda a la vista -o dos, o tres- y el tema regalo es algo que nos preocupa a la mayoría.

Sabemos que lo que hace casi todo el mundo hoy en día es facilitar a los invitados un número de cuenta, con más o menos gusto, para ingresar allí el precio estimado del cubierto de cada uno de nosotros. Hay que reconocer que en la mayoría de los casos es un alivio y nos evita horas y horas de pensar y dar vueltas. Y, hay que pensar también, que para los novios que les ayudemos en los gastos enormes que supone una boda es por lo general un alivio.

Pero hoy no va de esto la historia, obviamente. Hoy me gustaría hacer una lista de todas aquellas cosas increíbles para regalar cuando la persona que se casa es especial y el dinero nos parece frío. Queridas hermanas, primas y mejores amigas esto es para vosotras.

Para empezar algo muy clásico. Una cosa que se solía hacer antiguamente pero que hoy en día se ha perdido esa costumbre, por lo menos aquí.
Estoy hablando de la cubertería buena. Todos sabemos que invertir en algo así cuesta, que con la típica de 1€ por pieza de Ikea se puede sobrevivir de sobra, por eso me parece un regalo perfecto.
Es algo que sin duda vamos a utilizar y a todos nos gusta sacarla en ocasiones especiales.
Para hacerla más especial, creo que es precioso grabar en ella algo con significado como la fecha de la boda o las iniciales de los novios.

Villeroy y Boch cubiertosVilleroy y Boch

Mis abuelos son de un pueblito muy pequeño de León. Nos queda muy poquita gente ya por allí, pero la poquita que hay la última vez que fui me enseñó tradiciones preciosas que yo desconocía. La que más me gustó fue que cuando alguien se casa, entre unos cuantos le regalan una vajilla entera de Sargadelos (con todas las fuentes y juego de té incluidos). Yo en aquel entonces -hace ya unos añitos- ni idea tenia de que era aquella maravilla, pero me robó el corazón.
Con este ragalazo pasa exactamente lo mismo que con el anterior. Son cosas en las que uno no invierte por si mismo pero que hace infinita ilusión recibir.
No tiene que ser necesariamente de Sargadelos, claro está, ya conocéis mi amor también por vajillas estupendas de A. Zarraluqui o la ya mítica de Hermés. (Más sobre platos Aquí)

sargadelosSargadelos.

5207ed5bde194ec1dac9b794258b06cc
Hermés.

andrea zarraluqui
Andrea Zarraluqui.

Dejamos la mesa a un lado y cambiamos de tercio. Creo que la inmensa mayoría de nosotras tenemos algún objeto de diseño que morimos por tener.
Cuando la que se casa es tu hermana o tu mejor amiga sabes más que de sobra cual es ese objeto de deseo y sabes que se le van a saltar las lágrimas al verlo.
En mi caso, y creo que no estoy sola, es la Cesta Lamp de de Miguel Miró para Santa&Cole. Es la lámpara más bonita de la historia.

Cesta lamp

Otra cosa en la que no solemos caer y que también es un regalazo son el camisón y la bata que lleva la novia mientras la peinan y la maquillan.
Para mí las de la costa del algodón son las más bonitas del universo, aunque la verdad no son las únicas.
Me parece precioso que cada vez que la novia vea las fotos o el vídeo de la preparación del día de la boda piense en nosotros al verse estupenda con su batita. la costa del algodon

la costa del algodon

Regalar experiencias siempre es lo más. Pero no hablo de las cajas esas que han estado tan de moda los últimos años. Hablo de una experiencia elegida por nosotros que realmente vaya con ellos, ya sea una jornada de spa el día antes de la boda o un hotel especial.
Yo si tengo que elegir me quedo con uno de estos.

aire de bardenas
Hotel Aire de Bardenas.

pavellonslescols
Les Cols Pavellons.

Hay que decir que las opciones en realidad son infinitas y depende mucho de como son los novios y de nuestra relación con ellos. A esta pequeña lista podríamos añadir las alianzas, unos relojes,  alguna joya especial etc o regalos más personales como un cuadro personalizado, pero todo esto ya exige un grado de confianza muy alto y podemos resbalar.
Aún así, espero que esta pequeña lista os ilumine mínimamente a la hora de decidir.

Sara.

Mmmargherita.

Si por algo nació este blog, fue por la búsqueda de bodas diferentes. Por dejar un poco de lado los Photo Booth y los muñequitos del pastel que tan atrás quedan ya por suerte.

A medida que ha ido pasando el tiempo (2 años ya) me he ido dando cuenta de que lo que realmente me apasiona es esto. Esas novias diferentes, ajenas a todo lo que está de moda, a cada blog, a cada diseñador de turno y a cada consejo de cada persona con la que se cruzan. Que aunque sepamos que los típicos “En la boda de mi prima pusieron esto” suelen ser bien intencionados, casi nunca son la mejor opción.

Hoy quiero recuperar del baúl de los recuerdos una boda muy especial. Tengo que reconocer que en un principio el vestido no me entusiasmó demasiado, pero ahora mismo me parece una de las bodas más bonitas que he visto jamás, y no solo por su estética sino también por su mensaje. ¿Qué nos impide tener la boda con la que soñamos desde que somos diminutas?

Os estoy hablando de la boda de Margherita Missoni, heredera del imperio Missoni y símbolo boho por excelencia de nuestros tiempos, con su entonces novio el piloto Eugenie Amos.
La elegancia, la perfección y el estilo relajado del evento inundaron todo y nos dejaron como resultado imágenes como estas.

d2641bf23f5672d9b813c40e04d31638

El enlace se celebró en 2012 en la iglesia de Santa Maria Annunciata y luego se trasladaron a un bosque centenario en una pequeña localidad lombarda (Brunello).

La puesta en escena del almuerzo fue muy espectacular. El sitio se llenó de mesas bajas con alfombras y cojines en malva y mint con el típico estampado de la Maison. Los manteles estaban también llenos de color y sobre ellos una infinita variedad de platos tradicionales de la cocina árabe acompañados por una cristalería preciosa.

Como postre sirvieron una enorme tarta en forma de corazón cubierta de frambuesas que a mí me pareció una preciosidad.

margherita missoni's wedding 1
la_comida_arabe_se_sirvio_sobre_la_hierba_del_jardin_4133_620x386

margherita-missoni-wedding-reception-table

margherita-missoni-wedding-tables

96853093a6711f7609b06f5355fd29ce

Margherita missoni's wedding

El vestido fue un diseño de la novia en colaboración con su amigo Giambattista Valli y su madre Angela Missoni. Margherita se inspiró en un vestido de alta costura de Christian Lacroix que había visto de adolescente en las páginas de Vogue Italia  y que le robó el corazón. Cuando llegó el momento buscó la imagen de aquel vestido y le pidió a Giambattista que le ayudara a actualizar aquel modelo con la ayuda de las costureras de Missoni para crear la versión “Margherita” de aquella obra de arte.

El resultado fue un vestido en seda y organza con detalles de flores en el escote y parte del cuerpo y con los hombros abullonados que acababan en amplias mangas murciélago.
Como detalle final se colocó una tiara vintage y recogió todo su pelo mediante trenzas.

El ramo de la novia era de flores frescas y se hizo a juego con las coronas de flores de las damas de honor -Tatiana Santo Domingo, Eugenie Niarchos y Teresa, la hermana de Margherita- y con la pequeña margarita que lució el novio en la solapa.

Para la recepción cambió su vestido por uno con el mismo corte pero en color rosa claro y lució en el pelo una corona de flores que acentuó aún más el espíritu bucólico de la celebración.

Margherita Missoni's wedding

margherita-missoni-pink-wedding-dress-reception-dress

todas_las_fotos_de_la_boda_de_margherita_missoni_663692160_562x

margherita-missoni-wedding-bridesmaids

todas_las_fotos_de_la_boda_de_margherita_missoni_774439865_700x

Todo acabó con una gran fiesta con música tradicional incluida. Suzy Menkes, prestigiosa crítica de moda del NY Times e invitada del enlace describió así el momento:
Sonaba una banda gypsy, mientras los músicos ambulantes se colgaban como acróbatas de los toldos de etéreas telas a rayas que protegían las mesas de la fina lluvia que caía. La bucólica fiesta en la zona campestre de Varese parecia un remake chic de La Strada, de Federico Fellini

En conclusión: Una boda más que perfecta de la que querríamos copiar todos y cada uno de los detalles.

Sara.

Plantas sin flor.

Alguien que formó parte de mi vida durante bastantes años me contó  una vez que sentía un amor casi irracional por las plantas sin flor.
A mí, a pesar de mis múltiples esfuerzos, me resultaba imposible entender el porque. Con lo bonitas que me parecían a mí las flores, con lo que me gustaba a mí un balcón con geranios, llámenme hortera pero es lo que hay.

Luego llegó mi padre. Bueno no llegó más tarde, es solo que me di cuenta de su obsesión unos años después. Mi padre llena de Marquesas (Alocasias) todas y cada una de las casas que habita o habitado en algún momento de su vida. Los que le conocen sabrán lo nómada que es y entenderán que hablar de todas es una infinidad.  Sus balcones siempre han parecido jardines botánicos, por no hablar de sus jardines y sus árboles colocados de forma estratégica para conseguir la sombra perfecta. Pero sobretodo las Marquesas, que nadie toque sus Marquesas, sus hojas y la luz.

A todo esto hay que añadir que hace no mucho descubrí a una ilustradora maravillosa llamada Lara Costafreda. Entre sus grandes aportaciones hay que destacar diversas ilustraciones para Hermès o unos papeles pintados que acaba de diseñar para Coordonné.
Y que papeles amigas. Mejor dejo por aquí una pequeña muestra.

Pues bien, con todo esto solo les estoy intentando dar la bienvenida a mi nueva obsesión. Hay que intentar contextualizar algunas cosas  para llegar a entenderlas. 🙂

Así que allá vamos. ¿Qué pasaría si el hilo conductor de una boda dejaran de ser las típicas (aunque preciosas) flores y empezaran a ser todas estas plantas sin flor?
Y aquí va mí respuesta.

large

large-13.jpg

b009e392ebf1ad0df4806b646cf8cadc

Detallerie_weddingplanners_decoraciónfloralveraniega11

large-8

large-15.jpg

CYcvZyEWcAYyKKX

b84144b6-1b63-11e5-be0a-22000aa61a3e~rs_729.h

il_fullxfull.558404883_h536.jpg

Sara.

Mis ganas de domingo.

Hoy volvemos. Después de un mes de diciembre agotador y un enero aún más agotador pero sobretodo apasionante.

Durante estos 2 meses y medio no he hecho más que ir recopilando fotos y más fotos de todo aquello que me apetecía compartir, pero la verdad es que me ha sido difícil encontrar el momento perfecto.

Hoy, delante de mi portátil y una taza de té, me enfrento a la temida página en blanco con más ganas que nunca, porque tenia más ganas de domingo que nunca.

Hace un par de semanas, en plena época de exámenes, me encontré a Carla por casualidad. Carla desprende pasión por lo que hace con cada palabra que sale por su boca.
Nunca antes ningún café con nadie me había resultado tan “liberador” (por llamarlo de alguna forma). Ningún café antes me había hecho recordar tan intensamente el porqué de todo esto. El porqué de tantas noches casi sin dormir durante las últimas dos semanas. El porqué de este blog. El porqué de tantas y tantas fotos guardadas en mil carpetas desordenadas. El porqué de cientos de revistas acumuladas en las habitaciones de todas las casas que habito o he habitado -y seguramente que habitaré- en algún momento de mi vida.

Creo que mi problema principal es la saturación. Saturación en el peor de los sentidos que puede tener esa palabra. Saturación de cuentas de Instagram con pasteles de boda -también en el peor de los sentidos-, de trabajos hechos sin ningún tipo de amor, de chapuzas, de fotos de Pinterest, de converse, etc. Creo que siempre acabo hablando de lo mismo pero de verdad que este es mi gran problema y me cabrea infinitamente.

Creo que todos necesitamos de vez en cuando una señal que nos recuerde quién somos y hacia dónde vamos, aunque últimamente la necesito demasiado a menudo.

Hoy quiero huir de todas esas cosas tan comunes y, con perdón, vulgares que invaden nuestras redes y publicar algunas de todas aquellas fotos que he ido recopilando y que me recuerdan quien soy. Todas ellas sinónimo de boda, pero sobretodo de amor.

Sé que todas os resultarán tan poéticas e inspiradoras como a mí.

0134

0038

2bffc5b7017452aafdc03e364dce56eb-2
large-4

large-6

large-7

c38ae4bcf58580851b3541e7373f8c54

e1e992c37d7384a06ad16b5f0dd4fb4f

213939132c89332fcbaa9c9fb87ede7d

0308

0174

Gracias por tanta luz.

Sara.